El embarazo y el sexo: ¡No soy un bicho raro!!!

Share

 man and his pregnant wife

 

Hablando con varias de mis amigas que están embarazadas o que lo han estado, compruebo que existen varios puntos de conexión entre sus experiencias relacionadas con el embarazo y el sexo. Unas más y otras menos, hay situaciones que parecen ser factores comunes entre nosotras cuando esperamos un hijo, que se repiten y son muy habituales. Tranquilas, chicas, ¡NO SÓLO LES PASA A USTEDES!


Aquí, algunos de los comentarios más frecuentes, y algunos consejos:

  • Muchas veces la libido aumenta a gran escala, el ajuste hormonal hace que algunas mujeres tengan muchas más ganas que las habituales de tener sexo. Si eres compañero o compañera sexual de una embarazada, no dejes pasar esa oportunidad, aprovechen para explorar y explotar al máximo los placeres del cuerpo.
  • Por otro lado, los varones, aunque no todos, se asustan con el tema de tener relaciones sexuales y piensan que la penetración hará daño al bebé… (¿Qué creen que tienen: un sable en lugar de un pene?) ¡Eso es un mito! Chicos: a menos que el médico haya dicho otra cosa, la penetración no lastimará al bebé, así que sin temor, ¡señores!
  • Cuando la panza crece, es necesario buscar otras posiciones. ¡Nueva oportunidad para explorar! Hay variantes que son muy cómodas; ejemplos: una, en posición lateral y de espaldas al varón, para no apretar el vientre; otra es “la plegaria”, con la mujer en cuclillas y el hombre detrás. Además, el mercado ofrece varios implementos para mejorar las posiciones, como almohadas o correas de agarre.
  • Además, puede ser la ocasión perfecta para empezar a usar juguetes eróticos. Bien sabemos que la estimulación externa puede ser suficiente para dar placer a la mujer; entonces, no va a ser necesaria la penetración todas las veces. Existen muchos juguetes pequeños, bonitos y rendidores a la hora del goce sexual, que son perfectos para usar en pareja. También les recomendamos usar lubricantes a base de agua.
  • Y por último, no olviden que ambos se han elegido para compartir la vida y que, para resolver los temores, las necesidades y los problemas que se les presenten, lo primero que tienen que hacer es comunicárselo al otro. A veces, el temor del hombre al sexo durante el embarazo puede ser decodificado por la mujer como un rechazo hacia ella, lo cual produce angustia; es por eso que la comunicación forma la base de la relación (siempre).

Y les cuento que después, cuando el bebé nazca, les va a costar un poco más que ahora estar horas a solas y hacerse cariños, así que aprovechen estos 9 meses… ¡y pásenlos en una- ardiente-espera!

Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu